¿Qué es la periodoncia?

La salud de las encías es tan importante como la de las piezas dentales. Un cuidado deficiente de las encías puede derivar en patologías como la gingivitis o la periodontitis.

 

¿En qué consiste?

La periodoncia es la especialidad de la odontología que trata las enfermedades periodontales. Las enfermedades periodontales o de las encías son las infecciones que causan daño en los tejidos que recubren los dientes.

 

Las enfermedades periodontales más frecuentes son la gingivitis y la periodontitis. La gingivitis es la inflamación de las encías debido a la acumulación del sarro entre diente y encía provocando la inflamación de las mismas y el sangrado. Si la enfermedad no se coge a tiempo y la infección sigue su evolución puede derivar en una periodontitis. En esta fase las encías se retraen y forman bolsas que se pueden infectar. Este tipo de lesión puede dañar el hueso que soporta el diente y favorecer su pérdida.

 

El tratamiento de las enfermedades periodontales varía en función de la gravedad, en sus inicios con una limpieza o curetaje puede ser solucionado aunque en casos más avanzados es necesaria la cirugía.

 

Tipos de enfermedades periodontales

En función de su gravedad, los periodoncistas hablan de dos enfermedades de las encías:

 

En la gingivitis, la infección de bacterias solo afecta a la encía, que se inflama y enrojece. En algunos casos también puede producirse sangrado. Es una enfermedad reversible, pero si se mantiene durante mucho tiempo sin recibir un tratamiento adecuado, la gingivitis puede degenerar en periodontitis, la forma crónica y degenerativa de enfermedad periodontal.

 

La periodontitis destruye todos los tejidos que sostienen al diente: encías, hueso y ligamento periodontal. En esta enfermedad, comúnmente denominada “piorrea”, las pérdidas de tejido son irreversibles y progresivas. Con el tiempo, las bacterias crean un espacio entre el diente y los tejidos de sostén que los especialistas llaman bolsa periodontal.

 

Atendiendo a la gravedad de la infección y de la cantidad de hueso perdido, los dentistas clasifican la periodontitis en leve, moderada o grave. En estos últimos casos, la infección ataca a la raíz de los dientes, provocando la movilidad o incluso la pérdida de piezas dentales.

 

Síntomas

Las enfermedades periodontales, normalmente, son asintomáticas en sus inicios: no duele, ni se inflaman las encías. Pero si no se tiene una buena higiene dental mostrará sus síntomas enseguida. Lo signos más habituales son:

 

  • Halitosis o mal sabor de boca de forma constante.
  • Inflamación o enrojecimiento de las encías.
  • Sensibilidad o sangrado de la zona.
  • Dolor o molestias al masticar.
  • Movimiento de dientes al tacto.
  • Hipersensibilidad dental.
  • Encías retraídas o separadas de los dientes, cuando la infección avanza.

 

Causas de las enfermedades periodontales

Las enfermedades periodontales son causadas por las bacterias que se encuentran en la boca, si no las combatimos o favorecemos su permanencia pueden provocar infecciones en las encías. Las principales causas de las enfermedades periodontales son:

 

  • Mala higiene dental: una higiene dental descuidada o incorrecta favorece la acumulación de sarro alrededor del diente así como por debajo de las encías. Si esta no desaparece puede ir dañando el tejido que rodea el diente hasta provocar su pérdida.

 

  • Tabaco o alimentos ricos en azúcares: este tipo de alimentos o costumbres favorece la continuidad de las bacterias en la boca que crean toxinas que irritan e inflaman las encías.

 

  • Factores genéticos: algunas personas son más propensas que otras a sufrir enfermedades periodontales.

 

  • Embarazo: durante el embarazo la mujer suele tener las encías más sensibles y propensas a acumular bacterias que puedan irritar o inflamar las encías.

 

  • Cambios hormonales: en ocasiones, en niñas o mujeres los cambios hormonales les hacen más sensibles a ciertas enfermedades periodontales como la gingivitis.

 

  • Enfermedades: como la diabetes, SIDA o cáncer pueden perjudicar la salud dental o bien los fármacos utilizados.

 

  • Medicamentos: algunos fármacos producen sensibilidad dental o debilidad de las encías, es necesario informarse antes. Si no son absolutamente imprescindibles es mejor no tomarlos.

 

¿En qué consisten los tratamientos periodontales?

Cuando un caso de enfermedad periodontal se detecta en la fase de gingivitis, es mucho más fácil tratarlo.

 

Estudio periodontal: el odontólogo hará una valoración de tu caso basándose en radiografías y una exploración a fondo de tus encías, cuyos datos quedarán reflejados en un periodontograma

 

Tratamiento periodontal: consta de dos fases. Primero, se efectúa una limpieza bucal en profundidad, para eliminar la placa y los depósitos de sarro de los dientes y la línea de la encía.

 

Después, se realizan los llamados curetajes (raspados y alisados radiculares). Con un instrumento denominado cureta se eliminan las colonias bacterianas de las bolsas periodontales. Al ser un tratamiento más invasivo, generalmente se realiza con anestesia local en dos sesiones de unos 30 a 45 minutos.

 

Revisiones y mantenimiento: la periodontitis es crónica, por lo que deberás realizar un seguimiento continuado en la clínica. Alrededor de un mes después del tratamiento deberás volver para que compruebe si el tratamiento ha sido eficaz.

 

Si la mejora en tus encías se mantiene durante tres meses más, tendrás dos visitas de mantenimiento al año. En ellas, deberás realizarte las limpiezas y curetajes que ya te hemos explicado.

 

Cómo prevenir

La prevención de las enfermedades periodontales se puede resumir en:

 

  • Una buena salud bucal comienza por una higiene constante y correcta. Con el paso del tiempo el sarro se acumula en los dientes si no realizamos de forma correcta la limpieza diaria las placas de sarro se forman con facilidad y un cepillado ya no es suficiente.

 

  • Realizar visitas al dentista con regularidad permite detectar a tiempo cualquier enfermedad y buscar la solución más adecuada.

 

  • No siempre realizamos la limpieza de forma correcta y complementarlo con una limpieza por el higienista ayudará a eliminar las placas de sarro que no desaparecen con el cepillado.

 

  • Evitar los factores que favorecen la aparición como: tabaco, alimentos ricos en azúcares o algunos fármacos.

 

PRODENTAL

Calle Rodolfo Robles 22A-44 zona 3, Quetzaltenango

Teléfonos: 7761.0907 - 7761.5642